Ahorro y Confort
Una vivienda debe tener en cuenta los siguientes aspectos básicos de confort:

- Iluminación.
- Aislamiento térmico.
- Aislamiento acústico.
- Economía de uso.

Las paredes de mampostería tradicionales constituían una buena barrera térmica y acústica, mientras que las ventanas permitían, a través del vidrio, apreciar el exterior y recibir luz natural a la vez que resguardaban de las inclemencias externas.

El uso creciente de grandes superficies vidriadas genera un mayor intercambio térmico y sonoro con el exterior dado el mayor coeficiente de transmisión de calor y la menor capacidad de absorber sonidos que posee el vidrio respecto a las paredes de mampostería. Esto significa mayores pérdidas de calor en invierno y ganancias de calor en verano. Un mayor intercambio sonoro puede convertir en inhabitable un recinto, especialmente en los grandes edificios céntricos. Restituir el confort en el interior de las viviendas implica un aumento significativo en los costos de calefacción, refrigeración, y aislación acústica.

El Doble Vidriado Hermético (DVH) es la solución más adecuada y económica para reducir las pérdidas de calorías y/o frigorías a través de las ventanas, reduciendo de este modo los consumos de calefacción y refrigeración, y colaborando en la reducción de la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Por lo que el ahorro energético y el confort interior son motivos más que suficientes para adoptar la decisión de su instalación.

 

     
Ruta 192 km. 15,500 - Torres (B) - T: 02323-47-3313 - M: aberturas_argentinas@hotmail.com